El actor Fernando Peña es conocido por sus pintorescos y controvertidos personajes que caricaturizan y critican al mismo tiempo a varios componentes de la sociedad argentina.  También son muy conocidos los problemas de salud que debió afrontar a raíz de ser portador del Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida, enfermedad que le requirió la consecuente hospitalización en un momento en que lo tuvo al borde de la muerte.
Fue allí cuando la vio.
En una charla con el conductor del programa ¨La vida es bella¨, Chiche Gelblung, le contó como vio en la sala donde estaba internado una niña de alrededor de unos ocho años, la cual en realidad según supo después ya había muerto mucho tiempo atrás en el mismo lugar de la misma enfermedad. A partir de ahí experimentó una franca mejoría que le permitió su retorno a la actividad actoral.
Esta situación no sólo le incumbió a él sino que varios de los que pudieron salir adelante con su enfermedad y que estaban internados en el mismo instituto. Lo hicieron luego de una experiencia similar.
Luego de terminado su breve relato el actor miró a la cámara y pidió a todos: ¨Después no digan que soy metafísico¨.
En todo caso Señor Peña, sería místico, no metafísico.