Complicada si las hay la relación entre el que enseña el camino espiritual y el que espera con ansia recibir el conocimiento. Habiendo estado de un lado y del otro se vivencian las problemáticas propias y ajenas que pueden destruir de un momento a otro una relación que se había considerado más que sólida.
El primer inconveniente es que el ser humano es sumamente complejo y en el microcosmos formado por el binomio maestro-alumno se pueden dar varias sino todas las transferencias imaginables. Pese a la buena intención en ocasiones de ambas partes, la sombra hace su trabajo, unido a la sublimación energética continua y el karma que se depura entre todos los actores y tarde o temprano las tensiones emergen decepcionando a unos y otros.
¿Como discípulos que expectativa real solemos tener de nuestros maestros? Indudablemente TODAS. Cuando la relación se inicia siempre es satisfactoria en relación directa con nuestra espectativa de lo que podemos llegar a recibir de la persona que desempeña el rol de maestro.
Nimbado por la aureola de la sabiduría, depositada en su persona la autoridad concedida al conocimiento quedamos indemnes, imposibilitados de la crítica que por otra parte sería una barrera para nuestro progreso.
¿Como maestros que expectativa tenemos de nuestros alumnos? Por supuesto, también todas. Queremos que evolucionen, que desarrollen toda su potencialidad, que entiendan nuestro mensaje para que a su vez se transformen en mensajeros.
Pero la crisis se presenta por aristas que parecen converger siempre hacia el crecimiento aunque en primera instancia no lo parezca.
De parte del alumno la crítica se hace presente porque los conocimientos en cierto punto se han equiparado y el aura que rodeaba a su maestro se ha degastado, ya no es un distinto de si sino un par.
De parte del maestro el celo se hace presente porque el alumno deja de ser un ser desprotegido o en inferioridad de condiciones y a la vez ya está apto para abandonar nuestra esfera de acción. En definitiva las lecciones sobre el Ego y el Desapego se presentan de continuo en múltiples niveles.