Como siempre realiza tus tres inspiraciones y exhalaciones profundas, armonizando y equilibrando en cada una de ellas tus niveles físico, emocional y mental como ya lo vienes haciendo.
Imagínate distendido sobre la arena en una hermosa playa, muy cerca de la orilla.
Las olas de un agua cálida y muy cristalina llegan plácidamente hasta tu cuerpo rodeándolo y manteniéndote por unos segundos flotando para depositarte luego suavemente otra vez sobre la arena. Lo hacen una vez, y otra, y otra…
En el horizonte, el sol comienza a declinar, y con su luz comienza a teñir las olas del mar.
La primer ola de un profundo azul moja tu cuerpo y lo circunda brindándote una absoluta protección.
La segunda ola es dorada. Llega y rodea tu cuerpo para brindarte la iluminación que permita expandir tu conciencia. Siéntete por unos segundos flotar en esta radiante luz dorada y retiene en tu ser la gratificante sensación que te brinda.
Una tercera ola se hace presente y por unos instantes te permitirá flotar en su luz blanca radiante. Vivencia esa sensación de pureza vibrando en todo tu ser.
La cuarta ola ya está junto a ti y te rodea con un suave color rosado
inundando todo tu ser de la vibración del Amor. Expándete en ese cálido sentimiento de amor hacia todos y hacia todas las cosas.
Ya la quinta ola se hace presente y flotas sobre ondulaciones verdosas. Permite que esta energía profundamente sanadora armonice tus tres niveles físico, mental y emocional, depurando cualquier desequilibrio.
En la sexta ola, que es de color Oro Rubí, ten también presente la imagen de algún ser superior, maestro, guía, santo de tu devoción para que la luz y su imagen fortalezcan tus aspiraciones espirituales.
Por último llega una ola color violeta y al rodearte y mantenerte flotando en su vibración traerá los cambios necesarios para que sigas evolucionando.
Permítete unos segundos más, disfrutando las nuevas energías que has experimentado y reteniendo la sensación de protección que te brindan a múltiples niveles.
Cuando lo consideres conveniente, vuelve a realizar tus tres respiraciones profundas y vuelve al aquí y ahora, a tu tiempo presente.